Cada fin de año, nos proponemos buscar nuevos rumbos, crear nuevas ideas, participar en nuevas actividades y ser mejores cada día. Sin embargo, muchas veces ese compromiso inicial se convierte en un propósito efímero.

Aquellas personas que se dan por vencidas también pierden la oportunidad de descubrir que realmente pudieron haber cumplido su meta, encontrando el trabajo que querían, siendo constantes en el gimnasio o simplemente cumpliendo con una actividad que querían desarrollar.

A partir del aprendizaje y la generación de hábitos, se pueden desarrollar metodologías propias para aprender cada día y construir mejores versiones de nosotros mismos día a día. Existen algunos hábitos que pueden ayudarte a marcar una gran diferencia al momento de aprender y crear valor en tus acciones.

Enfócate en tus habilidades y pasiones:

Con tantas opciones de aprendizaje disponibles en el mundo actual, tu misión deberá enfocarse en determinar qué cosas debes aprender primero para mejorar tus cualidades a partir de lo que más te gusta. Investiga sobre las habilidades que necesitas desarrollar, busca ofertas de aprendizaje y analiza qué tipo de conocimiento es necesario para comenzar a ejecutar este aprendizaje. Haz una lista de las cosas que quisieras aprender primero, y prioriza de acuerdo a tus necesidades. Eso te inspirará para cumplir tus metas y constituir un hábito de toma de decisiones.

Pon en práctica lo que aprendes:

No dejes en el baúl de la memoria todas las cosas que sabes hacer y ponte a practicarlas en la vida real. La mejor manera de aprender es aplicando el conocimiento adquirido: Cocina a tus familiares, comienza a escribir tu libro, arriésgate a hablar en público. Cada vez que te lances al agua, podrás darte cuenta que lo que estabas aprendiendo realmente puedes ejecutarlo y podrá abrirte las puertas a ampliar tu conocimiento, no solo en esa área que ya tomaste sino en otros contextos que podrán aumentar las posibilidades de descubrir nuevas aptitudes.

Establece objetivos concretos:

Al igual que cualquier corredor de maratón, debes enfocar la meta para poder llegar a ella. Es importante que calcules la relación beneficio/costo entre lo que quieres aprender y el esfuerzo que necesitas para eso. Mantén tu mirada en una apuesta aún mayor, mide tu rendimiento, evalúa las cosas que has avanzado y las que has dejado a un lado. Toma un punto de referencia para poder alcanzarlo y superarlo.

El aprendizaje es un proceso que dura toda la vida. Sin embargo, es un logro que se construye a partir del esfuerzo y la planificación. Haz del aprendizaje parte de tu rutina diaria, así será menos probable que desistas de lo que quieres alcanzar.

 

Facebook
Facebook
YouTube
Instagram
SOCIALICON